Se acerca Navidad y el fin de año, un momento en el que una gran mayoría de las empresas hacen regalos de empresa a sus clientes o trabajadores. Incluso recibimos estas cestas de Navidad de nuestros proveedores más destacados. Este intercambio de regalos se suele utilizar para la fidelización y la mejora de la relación comercial o laboral, aunque tiene sus implicaciones fiscales que todo empresario debería conocer: ¿Se puede desgravar el coste de estos regalos de empresa? ¿Debe hacerse constar el importe del regalo al IRPF de los trabajadores que los reciben?

 

TRIBUTACIÓN EN EL IMPUESTO DE SOCIEDADES

Según indica la normativa vigente, los costes de las cenas o comidas de empresa- ya sean con clientes, proveedores o los trabajadores- sí que se pueden deducir en el Impuesto de Sociedades ya que este tipo de actividad está permitido. En el caso de los regalos físicos en principio no se pueden deducir en el Impuesto de Sociedades si se entiende que son liberalidades.

Lo dicho anteriormente consta en la Ley del Impuesto de Sociedades, aunque tiene sus excepciones. En esta misma ley, se indica que estos donativos o liberalidades no son gastos deducibles fiscalmente, excepto aquellos que se realicen por atención a clientes o proveedores o aquellos que se hagan a los trabajadores de la empresa año tras año.

Esto indica que, si son regalos que se hacen todos los años, se pueden deducir en el Impuesto de Sociedades, utilizando como demostración la presentación de las facturas recibidas por este concepto los años anteriores. Eso sí, hay una limitación en el importe a deducir. No se pueden deducir gastos por regalos de empresa que sobrepasen el límite del 1% neto de la cifra de negocios del período impositivo. En caso de que una empresa sea de nueva creación o quiera empezar ahora a hacer regalos de empresa a sus clientes, proveedores o empleados, no podrá deducirse los gastos el primer año de realizar los regalos de empresa, pudiendo empezar a deducirlos a partir del segundo año.

La otra excepción hacía referencia a las atenciones a clientes, pero ¿qué se considera como atenciones a clientes? En la Ley del Impuesto de Sociedades se establece que se pueden deducir los gastos por relaciones públicas con los clientes o proveedores, así como los gastos para aumentar las ventas, ya sea directa o indirectamente. Como los regalos de empresa tienen el objetivo de fidelizar el cliente y mejorar nuestra relación comercial con él, así como la promoción indirecta de ventas de productos, podemos concluir que los regalos de empresa son gastos deducibles en el Impuesto de Sociedades.

 

¿COMO PUEDE UN AUTÓNOMO DEDUCIR ESTOS GASTOS?

En el caso de los autónomos, estos no están acogidos al Impuesto de Sociedades, sino que lo hacen a través del IRPF. En este caso, nos encontramos con una situación muy similar, donde estos gastos se pueden desgravar si se cumple con lo anteriormente dicho para el caso de sociedades.

 

TRIBUTACIÓN EN EL IVA

Es importante tener en cuenta que el IVA de las cestas de Navidad o de los regalos de empresa no es deducible, excepto en el caso de que la empresa que hace el obsequio se dedique a la fabricación o comercialización de los productos que se incluyen en la cesta. Tampoco es deducible el IVA de los gastos de las cenas de Navidad. Así se indica en el artículo 96 de la Ley del IVA: “No podrán ser objeto de deducción (…) los bienes o servicios destinados a atenciones a clientes, asalariados o a terceras personas”.

A lo anteriormente dicho hay algunas excepciones:

  • las muestras y objetos publicitarios siempre y cuando el importe de todas las donaciones a un mismo destinatario no supere los 200 euros anuales.
  • las entregas gratuitas de impresos u otros objetos publicitarios, considerados como tal aquellos objetos sin valor comercial que lleven visible el nombre del empresario o profesional que ha hecho la donación. Además, es necesario que en el albarán o factura que emita el proveedor conste su uso publicitario indicando claramente que llevan la serigrafía del logo o nombre comercial para poder demostrarlo ante la Agencia Tributaria. Algunos ejemplos de objetos publicitarios podrían ser las agendas, bolígrafos, calendarios, …

 

En el caso de la Lotería de Navidad que en algunos casos se entrega a clientes, proveedores o empleados se puede deducir siempre y cuando se demuestre que es un gasto realizado por relaciones públicas. Eso sí, se recomienda tener constancia de todas las entregas de billetes para estos sorteos navideños.

 

¿COMO TRIBUTAN LOS REGALOS DE EMPRESA EN LAS NÓMINAS DE LOS TRABAJADORES? 

La normativa vigente considera las cestas de Navidad y los regalos de empresa a los trabajadores como retribuciones en especie y, por lo tanto, deben incluirse en la nómina de los trabajadores que los reciben. Estas retribuciones en especie deben incluirse en la base de cotización y realizar los correspondientes pagos a cuenta del IRPF mediante el modelo 111.

Lo anteriormente dicho, significa que el trabajador percibirá un abono de la nómina del mes correspondiente con un importe menor al de cualquier otro mes debido al pago a cuenta por la entrega de nuestra cesta de Navidad.

Los trabajadores deben asegurarse de que se incluyan en la nómina y en el certificado de retenciones que les entregan las empresas para facilitar la confección de la declaración del IRPF, aunque también se puede comprobar consultando los datos que nos brinda la Agencia Tributaria para cumplimentar la declaración.

En caso de que quién reciba el regalo sea un cliente en lugar de un trabajador, se deberá incluir en la declaración del IRPF como una donación, en lugar de salario en especies. En este caso se deberá de aplicar el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

Aunque la teoría indique que los regalos de empresa a los trabajadores o clientes deben de declararse siguiendo lo descrito anteriormente, aunque las empresas suelen contabilizarlos como un gasto personal más, sin incluirlo en la nómina. Aún eso, la Agencia Tributaria ha advertido en múltiples ocasiones de que las cestas de Navidad deben tributar en el IRPF como un incremento de patrimonio.