Con la entrada del nuevo año 2021 han entrado o van a entrar durante el año en vigor una gran variedad de novedades para los autónomos y empresas españolas. Una de ellas se refiere al régimen de importación IOSS (Import One Stop Shop) que entrará en vigor el 1 de julio de 2021, el régimen especial de tributación del IVA a nivel europeo para las ventas a distancia de bienes importados de terceros países o territorios.

Se espera que este cambio sea el principio de más cambios que va a sufrir en los próximos años, entre otros, los que va a sufrir con la entrada en vigor de la tributación en destino para julio de 2022.  Es importante tener en cuenta que hasta ahora un particular europeo no pagaba absolutamente ningún impuesto por la compra a terceros países como Estados Unidos o China de productos por un valor inferior a 22 euros, mientras que las empresas europeas tienen que pagar el IVA y los derechos cuando importan estas mercaderías, impuestos que deben repercutir en su precio final a los consumidores.

Este régimen afecta especialmente a negocios y tiendas online o ecommerce que venden desde un país productos a otros países sin tener necesariamente operaciones en él. Este impuesto distingue entre ventas intracomunitarias a distancia de bienes y ventas a distancia de bienes importados de terceros territorios o países. Es esta segunda la que se verá modificada con el régimen IOSS, un régimen especial de tributación y declaración del IVA para toda Europa que entrará en vigor el 1 de julio de 2021 y que pretende ser una solución para que todas las compras paguen impuestos pero con un procedimiento muy fácil para el pago y control de los impuestos.

Entre las principales características que hay alrededor de este nuevo régimen tributario se encuentran la eliminación de la exención relativa al IVA para la importación de productos de bajo valor, que hasta ahora se aplicaba a los envíos de valor inferior a los 22 euros. Esto significa que todos los envíos de bienes de comercio electrónico pagarán IVA a partir del 1 de julio de 2021. Es importante de tener en cuenta que este régimen del IVA se aplicará solo para los pedidos de valor inferior a los 150 euros. Para valores superiores a estos 150 euros se deberá pasar un despacho de aduanas completo. Otra característica importante de este nuevo régimen tributario es la centralización del ingreso de las cuotas del IVA relativas a todas las ventas de productos importados realizadas a la UE para B2C en un único Estado miembro.

Podrán utilizar este régimen tributario aquellos proveedores que vendan productos que hayan sido previamente importados con un valor no superior a 150 euros a clientes particulares con domicilio fiscal en la Unión Europea, así como proveedores no comunitarios que realicen ventas intracomunitarias a distancia de productos a clientes particulares con domicilio fiscal en la Unión Europea. También se podrán acoger a él, plataformas electrónicas que faciliten estas ventas a distancia.

Para poder acogerse al nuevo régimen IOSS, la empresa o su intermediario tendrá que registrarse ante las autoridades fiscales de alguno de los estados miembro de la Unión Europea– Estado miembro de identificación- que le otorgará un número IOSS. Es importante remarcar que una vez escogido un Estado de Identificación se deberá seguir con él para los siguientes tres años (el actual y los dos siguientes). Además, solo se podrá tener un intermediario para toda la Unión Europea.

Es importante recalcar que el tipo de IVA que la empresa va a repercutir a sus clientes será el que aplique el Estado miembro donde van destinados los productos, es decir, si un producto se vende a España se tendrá que aplicar el 21% de IVA, mientras que si se envía a Alemania se tendrá que aplicar el 19%.

Las empresas que se acojan al régimen IOSS deberán declarar mensualmente a las autoridades fiscales de su Estado de identificación un informe con todas las ventas del mes anterior, detallando todas las ventas realizadas a clientes de los 27 países de la Unión Europea. Este informe deberá incluir una línea por cada país donde se indique el importe total facturado sin impuestos para el país en cuestión, así como el valor total del IVA para este país. Si hay errores o correcciones en la declaración de un mes, deberán aplicarse estas correcciones en la declaración del mes siguiente.

Es a finales de mes, una vez emitida la declaración, que las empresas deberán liquidar el importe de la suma del importe total de IVA para cada país a su Estado de identificación. Será este Estado de Identificación el que liquide después la parte correspondiente del importe liquidado a las autoridades fiscales de cada país.